Perfil de la flora y la vegetación del humedal PDF Imprimir E-mail

 Una riqueza viva

Humedal de Batuco El área del humedal de Batuco se caracteriza por su fisiografía plana y rodeada de serranías. En lo que respecta a la zona plana, destacan los ambientes de la zona del totoral, el espejo de agua que lo rodea y que posee grandes variaciones estacionales, una gran explanada con vegetación de baja altura; un sector de sabana, con presencia de espinos; sectores concentrados hacia el norte y oeste del humedal, destinados a cultivos hortícolas; y sectores ubicados en el sur y sureste, dedicados a la actividad industrial.

Diversos informes de instancias ecológicas han concordado en utilizar la clasificación propuesta por Raunkiaer en 1934 para su aplicación en la zona del humedal, considerando en forma especial la condición adaptativa de las plantas ante situaciones climáticas o edáficas adversas. Las categorías utilizadas son las siguientes (Matteucci & Colma, 1982):

Fanerófitas: las yemas vegetativas se encuentran sobre los 25 cm.
Caméfitas: las yemas vegetativas se encuentran bajo los 25 cm.
Hemicriptófitas: las yemas vegetativas se encuentran a nivel de la superficie.
Geófitas: las yemas vegetativas se encuentran bajo el nivel de suelo.
Terófitas: plantas anuales, que pasan el período adverso en estado de semilla.
Parásitas: plantas que crecen a expensas de otras.

Otros informes han citado la existencia de más de un centenar de especies, de las cuales una decena se encuentra presente en las tres temporadas y más de una cuarenta se encuentran en dos temporadas. Considerando las distintas formas de vida presentes en el humedal, son las formas terófitas las que dominan el espectro en más de la mitad, situación que reafirma un alto grado de perturbación humana.

La presencia de especies en categoría de “vulnerables”, como la porlieria chilensis (guayacán) y la prosopis chilensis (algarrobo), y los endemismos locales como eñ atriplex phillipi (cenizo) y el amaranthus looseri, aumenta para los expertos la importante necesidad de sumar mecanismos de acción que tiendan a la protección, recuperación y conservación de este humedal, único en su tipo en la Región Metropolitana.